martes, 9 de julio de 2013

Primer día limpia de ti.

Suplico por tu mirar,
casi sin dignidad.
Mi corazón pregunta ansioso por ti,
aunque amor de ti no percibí.

Este no es un poema de desamor;
al contrario, es una petición.
Esto es lo que quiero:
nuestra ultima vez. 

Tus ojos sobre mi,
mientras siento tu deseo;
tus ojos desnudando mi alma,
mi alma necesitada de ti.

Esto si es un adiós,
la ultima de muchas seudodespedidas.
Solo te lo pido una vez;
tan solo una mirada.
Una de esas que dice lo que quiero oír:
un te quiero, un lo siento.

Esto es lo ultimo que te diré:
no tengo nada mas que pedir.
Mírame otra vez,
para que pueda soltarte de una vez.



No hay comentarios:

Publicar un comentario