jueves, 25 de julio de 2013

Ella

Sentada en el café de siempre, saboreando el tradicional té que tiene bien memorizado en su boca, esta ella, con una servilleta en la mesa y una pluma en la mano porque ha olvidado su libreta en casa, como le suele suceder. Tratando de comprender al mundo que gira a su al rededor, mira a todos lados observando cada detalle sin que alguien le preste atención. La pregunta es ¿algún día dejara de observar y se volverá parte de lo que con tanta frecuencia mira? ¿cruzara sus ojos color grano de café con algún otro par que traspase su barrera de camuflaje? ¿Aprenderá que debe de llevar su libreta todo el tiempo confiando en que la inspiración la visitara? La respuesta nadie la sabe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario